Tuesday, March 13, 2012

Tratado

Entiendo que los tiempos no están
para que yo llegue a un acuerdo con tus piernas

en torno si ellas entran o yo salgo, 
pero déjame hacerles la oferta:
si me tienen piedad yo no la tendré con ellas,
un trato un poco injusto, 
pero nadie mide la justicia de un mendigo,
a la hora de pedir pan para poder acompañar su única cerveza de la noche.

Sé que no es fácil dar poco a cambio de nada,

pero son tiempos poco prominentes,
donde los gusanos buscan cualquier refugio que los haga sentir como en casa
y yo con tus piernas me siento más que en familia.

Así que podeís darle entrenamiento

mientras yo fumo un puro para después cerrar el trato
que me hará cobrarte con creces todas las que me has hecho.

Diplomacia en su estado más puro, 

donde los resultados carecen de importancia,
no importa que al momento de que yo termine de saldar cuentas
tú te pongas esas bragas que tu pareja te regaló para estrenarlas en su aniversario, 
te pongas ese sostén que prometiste ofrecerlo en internet por arrastrar la muerte de más de uno,
no importa si te vas a la mañana siguiente o dos años después,
pero tienes que decir adiós para que por lo menos,
en un acto de conformidad de mi parte, 
sepa que es negociar con lobos, 
ganarle a las serpientes 
e irme con una sonrisa en el rostro.



1 comment:

  1. Descarnado pero con mucha carne.

    ReplyDelete